Por una educación como Dios manda

Leo hoy en las noticias que la nota de Religión en la escuela contará para la nota media y para conseguir becas. Aunque en la mayoría de medios no dicen exactamente de qué religión estamos hablando, creo que no me equivoco si digo que se trata de religión católica. Así que, a partir de ahora, nuestros jóvenes estudiantes recibirán clases evangelizadoras, serán evaluados (solo Dios sabe según qué criterio) y la nota que obtengan contará en la media con el mismo peso que la nota que saquen en Lengua, Matemáticas, Física o Historia.

No entiendo al ministro Wert. Vale, eso no es novedad, porque no le comprende ni su propio hermano. Lo que quiero decir es que el ministro se contradice. No hace mucho, pedía a los universitarios que estudiaran lo que les dé empleo y no lo que les guste. Nos hablaba entonces de la empleabilidad (en cursiva lo pongo, porque ese palabro es inventado) a la hora de elegir itinerario académico, en una llamada a ser prácticos y eficaces, y ahora nos salta con esto de poner la Religión al nivel de las otras. Como si la Religión fuese fundamental para obtener un empleo.

Ojo, que no estoy de acuerdo en absoluto con la tesis del ministro sobre la empleabilidad como único criterio a la hora de cursar estudios. Ya me despaché a gusto en su día con este post. Simplemente, resalto la contradicción en la que cae el propio Wert, y que, en mi humilde opinión, no es sino una prueba más de que este señor (ahora va en cursiva por otras razones) no está capacitado para ejercer como ministro de educación.

En cualquier caso, no se trata de que la asignatura de Religión sea más o menos útil para la futura vida laboral. El asunto es más profundo y más grave. La Religión no tiene cabida en la escuela mientras sea una asignatura adoctrinadora, que ni transmite conocimiento, ni desarrolla un pensamiento crítico. La religión sólo tiene cabida en los colegios si se trata desde un punto de vista histórico (y por tanto sería competencia de los profesores de Historia) o si se habla del fenómeno religioso desde la perspectiva de la filosofía y la antropología, y nunca ciñéndose a una única religión. Pero eso no es de lo que trata todo esto. Aquí no se está modificando la ley educativa pensando en lo mejor para los estudiantes. Esto es ideología, pura y dura ideología.

Eso sí, no nos quejemos de que no estábamos avisados. Ya nos lo decía Rajoy, cuando estaba en la oposición:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De cabeza a la Edad Media. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s